UNRWA ES “COMPETENTE, RESISTENTE Y RESOLUTIVA” SEGÚN UN INFORME INDEPENDIENTE DE PERSONAS EXPERTAS

La Red de Evaluación del Desempeño de las Organizaciones Multilaterales (MOPAN) comprende 18 países que comparten un interés común en evaluar la eficacia de las principales organizaciones multilaterales que financian. En 2017-18, el MOPAN evaluó a 14 organizaciones, incluida UNRWA y ha determinado que la Agencia es “competente, resistente y resolutiva”.

 

Una evaluación del trabajo de la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada de Palestina (UNRWA) encargada por algunos de los principales donantes a nivel mundial ha determinado que la Agencia es “competente, resistente y resolutiva”, con una calificación general de “muy satisfactorio” en cuatro de los 11 ámbitos de la evaluación. La evaluación considera que la intervención de UNRWA en la región es muy pertinente, ya que proporciona un apoyo fundamental a la población de refugiada de Palestina, a las autoridades de acogida y a los procesos de desarrollo más amplios de la región.

 

En la evaluación se encomió a UNRWA por su sólida gestión, su estructura organizativa robusta y resistente, su visión estratégica y su eficaz ejecución de los programas, así como por la capacidad y el compromiso de su personal y su enfoque estratégico de la movilización de recursos. También ratificó la solidez del planteamiento de la Agencia en cuanto a resultados, riesgos y la gestión financiera, y concluyó que UNRWA está en una posición privilegiada para garantizar que se satisfagan las necesidades humanitarias, de desarrollo humano y de protección de los refugiados y refugiadas de Palestina. En la evaluación también se señalaron una serie de ámbitos que debían mejorarse, incluida la necesidad de una política explícita sobre la sostenibilidad ambiental y el cambio climático, de evaluaciones estratégicas y de un enfoque de protección que se adapte a las difíciles realidades financieras a las que se enfrenta.

 

“Estamos muy agradecidos por la oportunidad que nos brinda la evaluación del MOPAN de examinar de manera crítica y constructiva nuestro desempeño”, dijo el Comisionado General de UNRWA, Pierre Krähenbühl.

 

UNRWA se financia principalmente con contribuciones voluntarias. En 2018, cuando se enfrentó al mayor desafío financiero de su existencia, respondió intensificando sus esfuerzos de recaudación de fondos e implementando amplias medidas internas de ahorro de costos y austeridad. Los avances logrados en estos frentes permitieron mantener en gran medida las operaciones, aunque no sin menoscabo de algunos servicios.

 

“Nuestro objetivo es mantener el mismo nivel de gastos que en 2018 y pedimos a nuestros donantes que renueven sus contribuciones al mismo nivel que el año pasado. Esta es la única manera en que nosotros, en UNRWA, podemos asegurar la continuación de nuestros servicios a 5,4 millones de personas refugiadas de Palestina en 2019″, dijo el Sr. Krähenbühl.

 

Puedes leer el informe completo aquí.